martes, 13 de julio de 2010

No voy a desaparecer.

No. No quieras saber más. Hace tiempo que esto dejó de ser un juego. No soy capaz de dejarme llevar por más que me lo pidas. Huirás. Olvidarás todo lo que prometiste. Será sólo un amor eterno de tres meses. Desaparecerás como todos. No quiero volver a pasarlo mal. No después de que me mintieran a los ojos, con todo lo que eso conlleva. No quiero que lo entiendas. Sólo que te vayas.

No tengo prisa.

Y todo cambió. Empezó a vivir el momento. A dejarse y llevarse. El miedo desapareció como el vaho de los cristales al frotarlos con el antebrazo y el puño cerrado para desempañar, aún arriegándonos a que quede la marca (ahí, a lo loco). El alma salió de boxes para dar la vuelta rápida. Los abrazos que no le dieron aquella noche dejaron de pesar.
Se dedicó a rodar, y rodar, y rodar, y rodar, y rodar...

Los finales tristes no son más que historias sin acabar.

10 comentarios:

  1. Me has hecho sentir un escalofrio, creo que nunca he leido algo que se parezca tanto a como me siento ahora mismo...
    Yo soy la que no vive el momento, la que no se deja llevar...
    Tu blog me lo ha recomendado un amigo tuyo, y le doy las gracias, me encanta como escribes.
    Te sigo, pasate por el mio si te apetece vale? Unbesazo!

    dreamsdreamsandsenses.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. jajaja primero gracias por tu comentario, segundo, no es largo, es muy interestante, tercero, si tu blog me lo ha recomendado alguien a quien no conozco, pero soy asi de curiosa que le vamos a hacer (: si quieres mas detalles, pues no se q mas informacion puedo darte jaja soy una dsconocida q piensa q eres genial, te vale eso? :) ahora soy yo la q escribe muy muy largo, un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Será sólo un amor eterno de tres meses...
    esa frase tiene tanto en tan poco..

    ResponderEliminar
  4. "Los finales tristes no son más que historias sin acabar."

    Que gran verdad :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. espero que tengas razón, que dejarse llevar sea la solución, sinó habran tres meses en muchas cabezas de corazones partidos, y eso va a doler..

    ResponderEliminar
  6. Nadie suele hacer caso a este tipo de atrevimiento (creo que ni yo lo haré), pero a ver si hay suerte...
    Gracias por pasarte, yo también te seguiré de cerca ;)
    (no se si borraste tú el comentario o lo borré yo, pero desapareció)

    ResponderEliminar
  7. Eso es cierto, los finales tristes son solo historias sin acabar, gran frase de resumen.
    Los malos sorbos hay que ir digeriendolos poco a poco para que sepa menos amargo, y los pequeños bajones hay que superarlos de la misma forma para agrandecerse cuando estemos firmes otra vez.
    Me gusto la escritura, un saludo.

    ResponderEliminar
  8. "Huirás. Olvidarás todo lo que prometiste. Será sólo un amor eterno de tres meses. Desaparecerás como todos. " Es hermoso aunque odie haberlo leido... Tenemos tres meses y hace dos dias se fue de vacaciones un mes, sin mi..
    En fin.. lindo blog!

    ResponderEliminar
  9. Estebitan, siempre esperando?
    Creo que siemre esperamos, nos cansamos y volvemos a esperar.
    Yo espero que hablemos pronto, no? Me hablaste cuando estaba en Francia pero tenía a mi lado una finlandesa impaciente por coger el ordenador.
    Te echo de menos

    ResponderEliminar
  10. Las historias tristes son las que siempre acaban bien...
    En fin, lo he leído y escuchado a Luis Ramiro, y al leer tu blog, me ha venido a la cabeza.

    Al menos me sirve para felicitarte.

    Un saludo

    Mario

    ResponderEliminar